El yacimiento de Puente Pino se halla en la zona de contacto de las arenas y conglomerados terciarios con los granitos, unos metros aguas abajo de la desembocadura del río Uso en el Tajo. En este punto, el valle del río Tajo, que fluye encajado en sustrato granítico desde la confluencia del Gébalo, se ensancha para volverse a encajar de nuevo, poco después, a unos 7 Km, en Puente del Arzobispo. Desde dicho lugar se divisaría todo el tramo de valle abierto comprendido en esa distancia, y se controlaría el paso de animales a la entrada y salida del Cañón de Azután.

Se trata, por lo tanto, de un lugar estratégico, geológicamente singular, que ha podido incentivar la ocupación humana y ha propiciado la acumulación y conservación de depósitos fluviales durante el Pleistoceno (Rodríguez de Tembleque, 1997; Rodríguez de Tembleque et al., 2000).


Siituación de los yacimientos de Puente Pino (negro) y de Vaciatrojes (blanco)
en el Mapa Geológico de España, escala 1:50.000, del ITGME


La situación de este yacimiento nos recuerda a la de otros yacimientos paleolíticos situados a la salida o a la entrada de valles fluviales más o menos encajados, o en estrechamientos puntuales de otros más amplios, como Majada de la Tía Elena (Rodríguez de Tembleque, 1998), San Quirce (Arnáiz, 1991), El Sartalejo (Santonja, 1985), La Maya (Santonja y Pérez-González, 1984), Pinedo (Querol y Santonja, 1979), etc.

Por otra parte, la proximidad aquí del valle del río Tajo a las estribaciones de una sierra menor, la de La Estrella, que además es cuarcítica, y las características geológicas y topográficas del relieve en general, determinan una gran variedad de paisajes y ecosistemas en un espacio relativamente reducido, circunstancia ésta que debió favorecer también una ocupación humana más o menos estable de la zona gracias a la disponibilidad de recursos diversificados.


Vista aérea y vista panorámica
de la desembocadura del río Uso en el río Tajo,
inmediatamente aguas abajo del Cañón de Azután (dcha.),
en las que se ha señalado la situación del yacimiento de Puente Pino,
que se encuentra justo al lado de la presa del embalse de Azután.
(Fotocomposición inferior: Francisco García)


Especialmente determinante para la ocupación del lugar debió de ser la existencia de un espacio relativamente abierto, restringido y no abrupto, consecuencia del fugaz ensanchamiento de dicho valle en un sector en el que éste va confinado durante varios kilómetros.


Niveles arqueológicos PNA y TGS

El sedimento del nivel TGS es un aporte lateral de génesis fluvial desarrollado sobre la terraza de +40 m del río Tajo, mientras que el nivel PNA parece estar asociado a depósitos de baja energía de una terraza a +35 m, en principio del mismo colector, que se encaja en la anterior.

PNA se encuentra a techo de un depósito de barras de arenas fluviales, el cual está cubierto fundamentalmente por limo-arcillas de origen eólico, carbonatados y endurecidos, que alcanzan una potencia total de cerca de 3 m.




Columna estratigráfica en el Sector Pinar
(1) Industria lítica. (2) Discontinuidad.
Dataciones obtenidas por OSL


El nivel arqueológico TGS es un depósito de gravas fluviales con industria, de unos 20 cm de potencia, también cubierto por un paquete de limo-arcillas de origen eólico, carbonatado, de aproximadamente 1 m de espesor. La intensa carbonatación postdeposicional que han experimentado los sedimentos limosos que cubren los niveles arqueológicos, ha favorecido la conservación de éstos.




Columna estratigráfica en el Sector Torreta
(1) Industria lítica. (2) Estratificación cruzada. (3) Discontinuidad
Dataciones obtenidas por OSL
.

 

Paisaje, vegetación y fauna

El paisaje del entorno del yacimiento, en cuanto a topografía, no parece que haya podido variar mucho desde las ocupaciones humanas asociadas al nivel PNA de Puente Pino. El cambio más relevante ha sido el encajamiento experimentado por el río Tajo (y, en consecuencia, sus alfuentes, de los que es su nivel de base), que circulaba entonces a una cota de unos +35 m respecto al cauce actual.

Los resultados de los anáisis del polén fósil contenido en las muestras recogidas en el nivel PNA de Puente Pino revelan una cobertera vegetal similar a la actual en aquellos espacios que no han sido modificados por el hombre, al menos de una manera significativa. Concretamente se trataría de un encinar muy aclarado, con presencia de estrato arbustivo (enebro fundamentalmente), desarrollado bajo un clima típicamente mediterráneo; y en las proximidades de los cauces de los ríos, pequeños bosques-galería de olmos, álamos y/o chopos (Ruiz Zapata et al., 2009).

Por lo tanto, entre la fauna que habitase el territorio en que se ubica el yacimiento cabría esperar encontrar especies como las que actualmente pueden avistarse en ecosistemas semejantes al descrito, caso por ejemplo del cercano Parque Natural de Cabañeros, al igual que otras especies del Pleistoceno medio extinguidas, asociadas a clima templado, como el elefante, del que tenemos constancia de su existencia durante dicho periodo en diversas terrazas del río Tajo.

 

Yacimiento Arqueologico de Puente Pino

w w w . p u e n t e p i n o . n e t